Adrián Rodríguez: “Participar de la naturaleza en su estado puro”#CoberturaRunchile #PIM2017 #RunchileRaceReport

Race Report 6º Patagonian International Marathon 21 KM

Patagonia, el nombre evoca un lugar impoluto en el fin del mundo, donde el tiempo sigue su ritmo propio ajeno a los conflictos y ajetreos del mundo global. Aquí se corre un maratón que tiene fama mundial: Patagonian International Marathon.

Runchile fue invitado como único media partner nacional a cubrir y participar desde adentro de este evento organizado por NIGSA (Nómadas Internactonal Group S.A.), productora regional con sede en Punta Arenas. Este evento es uno de tres reconocidas pruebas del grupo: Patagonian International Marathon; Ultra Trail del Paine y Ultra Fiord. Estas tres pruebas tienen en común que se desarrollan en la Provincia de Última Esperanza, Magallanes.

La experiencia en el fin del mundo

Llegar acá toma tiempo, a las cuatro horas de vuelo desde Santiago a Punta Arenas, se le suma otras tres en una de las empresas de buses (Bus Sur o Buses Fernández, por unos $8.000) desde el mismo aeropuerto al terminal natalino. Son 240 kilómetros en el que uno se comienza a involucrar con ese paisaje llano en que la vista se pierde con facilidad, donde no hay señal telefónica, donde uno penetra desde el sur a la Patagonia.

Ya en Puerto Natales la oferta de hoteles es amplia y buena, desde hostales de calidad, hoteles de rango medio a un hotel cinco estrellas reconocido mundialmente. Esta es una ciudad “nueva” erigida en 1911 para la industria ovejera, hoy por hoy, si bien persiste la industria de la lana y derivados de la crianza de ovejas, es la pesca y el turismo lo que mueve a esta pequeña urbe de 16.000 habitantes. Por lo mismo, la cantidad de extranjeros se hacen notar en las calles. Este maratón no escapa a esta regla: de 604 inscritos sólo 150 son chilenos. Brasileños en su mayoría, junto a varios grupos de norteamericanos, franceses, mexicanos, japoneses, italianos, argentinos, etc. Lo de internacional no es antojadizo, es un hecho. Para atender los requerimientos de tan variado público la organización cuenta con personal de dichas nacionalidades con buen manejo de los idiomas, un detalle que los foráneos agradecen.

La carrera se corre un sábado, día en que se cierra parte de la ruta que bordea el lago Toro hacia la entrada del parque Torres del Paine para doblar hacia Río Serrano. Se corren tres distancias a saber, 10K (144 inscritos); 21K (266 inscritos) y 42K (194 inscritos). Para llegar a los tres puntos de partida uno se sube a buses de la organización en la plaza central, los que desde las 9:00 am (para maratonistas) a las 10 Am (10K y 21K) reparten a los corredores.

El medio maratón Patagónico

Runchile participó de los 21K. Ya en el punto de partida el ambiente es de una buena onda increíble. Tras guardar los bolsos en un bus que parte rumbo a la meta en el Hotel Río Serrano, esperamos media hora y partimos la carrera en un día parcial nublado de 2ºC con un factor siempre presente en este cambiante paisaje patagónico: el viento.

Se corre por asfalto de buenas condiciones, circuito ondulante y sinuoso de grandes pendientes, con paisajes lacustres montañosos sobrecogedores que quitan el aliento hasta al más apático, y nos hacen soñar con el paraíso terrenal. Hasta allí todo ideal hasta que llega su majestad, el viento. La brisa inicial dio paso a ráfagas de 60-70km/hra las que sumada a las pendientes nos frenaban en seco y en las bajadas había que ser cauto para no trastabillar producto de un soplo furioso entre los tobillos. Pero es parte de la gracia de correr en este entorno, un maratón aventura, aquí nadie viene con la intención de hacer marca, sino más bien de vivir la experiencia de correr en un entorno de belleza magnífica, pero salvaje con todo lo que aquello implica.

Hay nueve puestos de abastecimiento para maratón (cuatro en 21K y dos en 10K), en cada puesto hay frutas, galletas, chocolates, agua e isotónico. Con un detalle, no hay vasos en línea con la política ecológica de “No dejar huellas”, pues la idea es no contaminar, cada quien lleva su botella y la rellena (aunque intuyo que con el viento los vasos se volarían de todos modos).

El recorrido pasa principalmente por junto al lago Toro, donde se aprecia en sus diversos puntos macizos andinos, ya en la parte final uno se topa con el hermoso valle del Río Serrano, donde los Cuernos del Paine nos impartan con toda su majestuosidad. Son los únicos cinco kilómetros que se corren sobre tierra. Luego en la llegada corriendo por el suave prado del hotel Río Serrano, donde nos espera el arco de la meta con las Torres del Paine al fondo, increíble belleza.

Un maratón que a nuestro juicio entra dentro de la categoría de aventura boutique, no por nada el 75% de los participantes son extranjeros que hacen el esfuerzo de venir al fin del mundo a vivir una experiencia única e irrepetible. Les hacemos una cordial invitación a no perderse la oportunidad y “darse el lujo” de visitar esta maravilla, declarada reserva de la biósfera por la UNESCO. No los dejará indiferentes, garantizado.

Adrián Rodríguez

Runchile

Fecha de la Carrera: Sábado 9 de septiembre de 2017

Lo más leído

Comentarios

comments