⚡Testeo Under Armour HOVR Sonic + Concurso#RunchileTesteos #UnderArmourChile

Tuve la oportunidad de testear las recientemente lanzadas Under Armour HOVR Sonic. Quiero partir aclarando que, si bien hay elementos comunes con su hermana melliza HOVR Phantom, existen también algunas diferencias, siendo las Sonic un poco más livianas (unos 21 gramos), rígidas y con mejor respuesta a las aceleraciones, sin perder la característica que les da el nombre a las zapatillas: La sensación de ir “flotando” (hovering) al correr con ellas.

Corrí con las zapatillas un total de 170 kilómetros en un lapso de 5 semanas, incluyendo todo tipo de superficies (asfalto, pista, maicillo, pasto, cerro) y ritmos.

Impresiones: En cuanto al look, es una zapatilla que definitivamente no pasa desapercibida. El diseño es bastante rupturista, evocando en algunos aspectos a zapatillas de calle, lo que sumado al color blanco de las zapatillas que probé, hacen que llame la atención. El primer día que las usé fui al Estadio Atlético Mario Recordón, y me pasó lo mismo que a Karmina Valenzuela cuando testeó las Phantom (Ver AQUÍ): A varios otros atletas les llamó la atención la zapatilla y me preguntaron qué modelo es, y “que tal andaban”. La zapatilla se ve un poco alta, sobre todo si se mira su cara interna, y por lo mismo me sorprendió lo livianas que son (272 gramos).

Una vez puestas, sentí que la horma es bastante cómoda y adaptable (tengo el pie un tanto ancho, por lo tanto algunos modelos se demoran en adaptarse): Punto a favor para la capellada que ya describiré más adelante. Ya en carrera, se siente una muy buena amortiguación, que hace sentir que la promesa de ir “flotando” se cumple, pero que inmediatamente me hizo preguntarme como sería la respuesta de la zapatilla a velocidades mayores. La respuesta la tuve ese mismo día, haciendo repeticiones de 1.000 metros a 3’40”, obteniendo una muy buena respuesta a las aceleraciones y retorno de energía, sintiéndose además muy cómodas al caer con medio pie.

En las salidas largas a ritmo “vivo” fue donde más se destacó este modelo, gracias a que combina amortiguación, comodidad y buen retorno de energía, tanto así que las consideraría seriamente si tuviese que correr un medio maratón. Con mayor razón para corredores de peso medio o alto, quienes podrían adoptar este modelo para competencias de media y larga distancia.

El agarre fue muy bueno en el asfalto, pista y tierra. En el pasto húmedo la sensación de agarre no fue tan buena, siendo uno de los pocos puntos a mejorar que detecté en la zapatilla. En el cerro se comportaron muy bien, muy cómodas para subir y, sobre todo, para bajar, donde se puede percibir claramente que es una zapatilla con buena amortiguación y a la vez responsiva y rápida.

La capellada, además de la comodidad y adaptabilidad que ya comenté, tiene una muy buena ventilación, lo que se agradece en los largos trotes en época estival. Luego de los 170 kilómetros del test, se borraron gran parte de los “puntitos” que tiene en la suela, sobre todo los de la parte delantera, sin embargo, esto no ha afectado el agarre de la zapatilla.

Evaluación técnica:

Suela: La suela, tal como la zapatilla en general, tiene un diseño bastante poco común al compararla con otras zapatillas de running. Es un segmento continuo que recorre la zapatilla de talón a punta de grosor relativamente uniforme, sin presentar una zona separada de mayor grosor en el talón, y entregando, por lo tanto, a la mediasuela casi la totalidad de la absorción del impacto.

El talón es redondo, y hacia adelante se ve una línea central que cruza hasta la punta. Desde esta línea central nacen las secciones transversales, que son las que poseen los mencionados “puntitos” que dan un agarre extra los primeros kilómetros de vida de la zapatilla. Existe un espacio entra cada sección transversal, lo que da una buena capacidad de flexión a la suela.

Dejando de lado el tema de los puntos, la durabilidad de la suela promete, viéndose un desgaste muy bajo luego de 170 km, intuyéndose que la zapatilla tiene aún mucha vida útil por delante.

Mediasuela: Es el gran elemento distintivo de la zapatilla, y cuya tecnología HOVR da el nombre al modelo. Se compone básicamente de dos secciones: Un núcleo de “HOVR Foam” en la parte central, creado en alianza con la empresa Dow Chemical”, rodeado del Charged Carrier”, que conforma el resto de la mediasuela. Este último elemento cumple la misión de estabilizar la zapatilla, lo cual cumple con creces, ya que estamos frente a un modelo muy estable, cuya estructura es capaz de soportar corredores de peso alto.

El “HOVR Foam”, por su parte, es un material con mayor capacidad de recuperación (“rebote”), y resistencia a la compresión, y por lo tanto es el que permite ofrecer un alto retorno de energía. Lo anterior se ve potenciado por una malla que cubre el Foam,  llamada “Energy Web”, que tiene por objeto repartir mejor el impacto y mejorar aún más en retorno de energía.

Es posible ver parte de la “Energy Web” a través de ventanas en el “Charged Carrier” en la parte externa y trasera de la zapatilla.

Capellada: A mi juicio, la capellada de la zapatilla está muy bien lograda. Además del look llamativo que ya comenté, está la funcionalidad, resultando una zapatilla de tacto suave, bien ventilado y con un calce cómodo y adaptable.

Lo anterior se logra mediante un tejido que se entrama con distinta densidad dependiendo de la zona. Así, en las zonas en las que se necesita mayor resistencia, como la punta del pie y la que rodea los ojales de los cordones, el tramado es más denso y cerrado. En la parte del empeine y en los costados el tejido es más abierto y elástico, permitiendo una buena ventilación y ajuste al pie.

Mención especial merece la lengüeta, la cual es muy delgada, anatómica y unida a las caras laterales de la zapatilla a través de tejido elástico, manteniéndola siempre en su posición correcta.

El collar, si bien no es tan rupturista como en la Phantom, es alargado y delgado, haciéndolo muy cómodo y anatómico.

Resumen:

Aspectos destacables:

  • Versatilidad: Responde bien en distintos ritmos y distancias.
  • Amortiguación y estabilidad.
  • Zapatilla muy cómoda y con buena ventilación.
  • Buen agarre en distintos terrenos (en seco).
  • Excelente respuesta a las aceleraciones y retorno de energía.
  • Buena ventilación.
  • Diseño atractivo e innovador.

A mejorar:

  • Agarre en mojado es mejorable.

En números: (de 1 a 7)

  • Suela: 6
  • Capellada: 6,8
  • Estabilidad: 6,5
  • Amortiguación: 7
  • Peso: 6
  • Promedio: 6,5

Conclusión: Under Armour nos sorprende con un modelo tremendamente versátil, que viene a competir de “tú a tú” con las zapatillas de alta gama del mercado. Recomendable para distancia media y larga, principalmente para corredores neutros, permite ir cómodamente a ritmos lentos, pero la respuesta es excelente al buscar ritmos por debajo de 4’ el kilómetro. Ideal para entrenamiento, puede ser también una muy buena elección para competir desde 15 km hacia arriba.

CONCURSO

¿Quieres ganar unas Under Armour HOVR Sonic? Sortearemos un par de zapatillas entre todos los que compartan el testeo en modo público en Facebook, hagan RT en Twitter o comenten en el posteo de Instagram. El próximo miércoles 11 de abril anunciaremos el ganador.

por Cristian Aspillaga (miércoles 4 de abril de 2018)

Comentarios

comments