Cata Alegria: “El deporte me salvó en muchos sentidos”#CataAlegría #EntrevistaRunchile #RunchileTrail

El cerro favorito de Cata Alegría es el San Cristóbal. Con las bondades que tiene el Parque Metropolitano y más aún en estos días que ya comienza a notarse la llegada del verano, la invitamos a tomar el trago preferido de la temporada, el Mote con Huesillo.

¿Siempre que vienes a la cima del Cerro San Cristóbal te tomas un refrescante Mote con Huesillo?
Siempre, aunque baje con la guata como un camelback (risas). Lo tomo desde chica, con mucho jugo, poco mote y sin huesillo. 

¿Y por qué el San Cristóbal es tu cerro favorito?
Porque fue el primero con el que tuve acercamiento y con el que empecé a saber que me gustaba el Trail. Aquí fue donde comencé a entrenar, porque lo encuentro más seguro. Ocurre que cuando chica tuve un tema complicado con un tipo medio degenerado, entonces desde ahí me costó volver a entrenar sola.

¿Qué consejos le darías a las corredoras para que entrenen mucho más seguras?
Que se compren un fierro con electricidad (risas). Pero fuera de broma, lamentablemente en ese sentido dependemos de que alguien más nos acompañe para entrenar. A mi me gusta mucho el San Cristóbal y lo encuentro más seguro en vez de el Carbón o el Manquehue. Pero así igual he tenido malas experiencias. Entonces como ahora estoy recién entrenando sola, le recomendaría que vayan muy temprano y anden con cuidado. Ahora si son personas cuerdas, compren un  gas pimienta y lo utilicen con criterio. Es más, iré la próxima semana al persa Bío-Bío a comprarme una linterna que viene con electricidad y lo haré por mi seguridad.

Con 28 años e ingeniera comercial de profesión. Cata Alegría es mucho más que una competitiva corredora de Trail. Tiene la cabeza en todo momento funcionando a mil. Un torbellino que ya prepara junto con algunos socios una empresa B para poder ofrecer un servicio after school. Y nunca se queda quieta, siempre quiere ir más allá.

Se considera una mujer muy alegre que busca siempre salir de su zona de confort. Además es buena para reirse sola, no se arrepiente de nada de lo que haya hecho y por si fuera poco fue a votar durante la pasada segunda vuelta presidencial.

Nos sentamos a disfrutar de un rico Mote con huesillo para conversar con la que fue seleccionada chilena de trail, durante el pasado sudamericano realizado en Villa La Angostura, Argentina.

¿Te sorprendió clasificar para el Sudamericano de Trail?¿Lo esperabas?
La verdad es que no sé sí lo esperaba. Tenía la duda porque sabía que iban a ir corredoras muy fuertes. La cosa es que igual me pilló un poco por sorpresa, pero me preparé un mes y medio antes, apurando todos los procesos. Recuerdo que agarré a Luis Valle y le dije, “entréname, tienes un mes y medio para que hagas un milagro conmigo” (risas). Y sentí al tiro que mejoré con su entrenamiento.

Pero en el mismo Sudamericano sí que me sorprendí. Porque sabíamos que nuestro equipo de hombres era muy fuerte, como el Huaso Galaz, Roberto Echeverría, Luis Valle, Francisco Pino. En cambio, las mujeres que fuimos corremos distancias más largas. Todos sabíamos que íbamos a hacer lo mejor posible, pero cuando nos enteramos que quedamos en el Top Ten fue ¡wow! No me lo esperaba. Así que yo creo que para el próximo año podemos mejorar mucho.

¿Cómo fue la relación dentro del grupo de las seleccionadas mujeres?
Nos queríamos matar (risas). No, mentira (risas) Fue súper bonito. A la Nicole (Valenzuela) la conozco hace muchos años y es una muy amiga. Pero por ejemplo, con Loreto  (Pérez) enganchamos muy bien. Es un amor de persona y muy chistosa, además tiene más experiencias en carreras internacionales. Y la Katherine Cañete estaba muy metida, y me imagino, con la presión de ser la primera. Pero todos tuvimos nuestro proceso. Con Karmina (Valenzuela) también. Fue un muy bonito equipo, lo mismo con las chicas de 15 km.

A partir de tu participación en el Sudamericano, ¿te da la impresión que el trail nacional está avanzando hacia la profesionalización?
Sí, yo creo que claramente. Muchos dijeron que esta fue una oportunidad para que cambie nuestros deporte y otros alegaron. Ahora yo sé que hay muchos que se están preparando para la clasificación para el mundial que es en febrero y, en general, se sabe que es un tema más serio. En mi caso estoy entrenando por lo menos dos horas al día.
 

¿Y tú te lo estás tomando mucho más en serio?
Debo admitir que desde la preparación para el clasificatorio comencé a tomarlo más en serio y en eso Luis Valle influyó mucho. Con quien sigo entrenando. Lo que pasa es que me ayudó mucho para motivarme. Lo cual me pone muy feliz porque siento que en el corto plazo tuvimos buenos resultados, me imagino que en el largo pueden ser muchos más. Por eso para mí, entrenar con Luis es una oportunidad que no quiero desaprovechar.

La principales diferencias que noté al entrenar con Valle, es la cantidad de veces que entreno en la semana. Cuestión que ahora hago todos los días. Además de los consejos muy prácticos que me da, me aterriza y por lo demás yo lo admiro mucho.

  
 

¿Cómo proyectas el 2018?
Todo depende en base a lo que pase en el selectivo para el mundial. Aunque igual te confieso que no me tengo mucha fe por las condiciones en que va a ser la carrera. En pleno febrero y en Pucón. Me estoy imaginando asada arriba en el cerro. Eso me tiene un poco asustada, pero igual daré lo mejor de mí. Ahora, si clasifico cambia todo para el próximo año y debo seleccionar muy bien las carreras hasta mayo, mes que se realiza el Mundial. Pero si no quedo, no me voy a frustrar y lo intentaré el próximo año. 

Eso sí, quiero y me muero ir a correr el Everest Trail Run. Me encantaría competirlo en noviembre de 2018. Me di cuenta que si tengo desafíos grandes, más me entusiasma para entrenar. Y más si te encuentras chilenos en competencias internacionales, más motivado.   

¿Te consideras competitiva?
Me considero competitiva. Le comentaba a mis amigos que me siento una cabeza de músculo. En cada carrera busco la mejor versión de mí, hacer lo mejor posible y demostrar todo lo que he entrenado. Compito más conmigo misma que por el hecho de ganarle a otra. Pero aún no tengo muy claro por qué me gusta competir (risas). De hecho, hace poco hicimos una charla junto con la Nico, y conocí a una filósofa y me encantaría que ella me descubriera el motivo (risas).

Lo que sí tengo claro es por qué me gusta mucho el deporte. La competencia no. Lo primero es por la directa influencia de mi papá, Aquiles Alegría que fue atleta. Y cuando éramos muy chicos, junto con mi hermano Luis, nos tocó compartir con grandes deportistas. De los tres fui la única que siguió en esto del deporte.

¿Por qué te decidiste por el Trail Running?
Me pasó que cuando era más chica, en la edad del pavo lo pasé muy mal porque me generé auto problemas cuando no los tenía. Yo me vi sumamente deprimida, esto fue entre los 15 y los 17 años y empecé andar mal en el atletismo. Ya no me da verguenza decirlo, pero tuve trastornos alimenticios, anorexia y bulimia, entonces siento que el deporte me salvó en muchos sentidos. Fue en este ambiente donde más me sentí aceptada. Yo soy muy tímida, eso la gente no lo ve, pero si me conocieran en otro contexto se darían cuenta.

Ocurre que el deporte te da disciplina, tener objetivos, genera endorfinas. Yo en algún momento estaba como un zombie ambulante. Pero estoy muy agradecida de la vida que ahora miro mis piernas, y puede ser que no me gusten, pero son ellas las que me han llevado a conocer lugares maravillosos.
 
Me pasa que en el trail soy como otra persona. Es un ambiente donde me siento muy cómoda y para mí esa sensación es deporte verdadero. Antes de comenzar en el trail investigué un poco cuál era el perfil de los corredores y me di cuenta que primero, para ser corredor del trail debes estar muy cagado de la cabeza (risas). Pero me di cuenta también que muchos como yo, somos sobrevivientes de alguna situación, como separados, o que pelean con la obesidad hace muchos años, o quienes estuvieron muy deprimidos como yo. No digo que sean todos, pero muchos como yo practicamos la “cerro terapia” como dice un amigo. 

Entonces busco y quiero que más personas practiquen deporte, porque es una verdadera sanación del alma. 

A modo general, ¿cómo es el ambiente entre las mujeres al interior del trail nacional? Te lo pregunto porque como ocurre en toda competencia, me imagino, deben existir diferencias, envidias o mejor dicho, se nota más cuando existe competencia. ¿Ocurre eso entre ustedes o nada que ver?
Mmm es una pregunta complicada. La verdad es que entre mis pares, con quienes en las carreras competimos por obtener un lugar en el podio no pasa eso, sino todo lo contrario. Me pasa más con las corredoras de afuera. Y yo, por lo menos, antes de comenzar una carrera pienso “pucha, que gane la mejor no más”. Pero no me pondré envidiosa porque gane otra. Es más, veo que quién me está ganando es la mejor y, por lo tanto, tendré que estar mucho más preparada para la próxima. Así lo veo yo para ir subiendo el nivel constantemente y me encantaría que a todas les fuera muy bien.

En los 4 años y medio que llevas en el Trail Running, ¿cómo has visto la evolución de las carreras que se organizan en nuestro país?
Yo encuentro que están espectaculares. A diferencia de antes, ahora es impensado que no tengan fotógrafos en la partes ricas del circuito, ahora existen las expo de productos en la entrega de kit, se preocupan harto de los detalles. Incluso las carreras más chiquititas, las under que se hacen con pocos recursos. Apuntan hacia otros corredores no más. Lo único que mejoraría es el marcaje.

¿Qué opinión te merece el autocuidado de los corredores en la competencia?
Siento que los corredores le entregan mucho la responsabilidad de su cuidado hacia las productoras. Cuando la realidad es que siempre hay que velar por el autocuidado. Porque si bien las producciones tienen todo lo necesario para cuidarte, finalmente lo básico te puede salvar la vida como una manta técnica, celular con carga, algo para vendar, mucha agua y un corta viento.

Además para qué estamos con cosas, se han muerto corredores. Entonces hay que tener cuidado.

  

Según tu criterio, ¿cuáles son 5 mejores carreras del calendario nacional?
Hay productoras que han hecho trabajo increíbles. Cochrane me encantó, a pesar de que la hayan cortado fue perfecta, todo en un ambiente ecológico y lugares muy lindos. La otra es Torrencial Valdivia que está muy bien hecha, y ahí Nimbus se ha hecho la fama que organiza muy buenas carreras, por lo tanto ahí estaré en Pucón. La otras son los Climbing Tour, que siempre han sido bien top, pero ahora descubrí que la producción tiene mucha cercanía con los corredores. La otra, donde yo tengo una maldición con ella es Futangue que es muy buena carrera. También está Frontera Trail, de Puelche, que está muy bien hecha y, por último, el Endurance Challenge.

A quiénes te gustaría agradecer por el momento que vives deportivamente
A todas las marcas que de verdad me han apoyado mucho. La primera es Tattoo porque fue la primera marca grande con la que firmé y la realidad es que antes que llegaran, nunca había tenido cosas tan técnicas y que me dan seguridad en las competencias. También a Natural Mate que son una excelente compañía y también a Casamanio, donde me la doy de modeloca y tiene una onda muy bonita. Es probablemente la única ropa formal que tengo. 

Muchas gracias Cata por tu tiempo y nos vemos en la próxima carrera!

Por Mauricio Aravena Z.

Miércoles 20 de diciembre de 2017  

 

 

 

Comentarios

comments